sábado, 7 de diciembre de 2013

Incendios

Siento como el fuego me consume desde dentro; parecía que se había calmado, creí poder controlarlo, pero no tuve en cuenta que nunca podría apagar esa llama solo con quererlo. Hasta las cenizas habían prendido, y consumían lo poco que quedaba de mí. El corazón se resiste, o bueno, lo que queda de él. Ya demasiado roto y remendado, apenas puede latir; no quiere irse de este barco, quiere hundirse con él, como buen capitán. Pero, supongo que también es consciente de que me estoy dejando morir, de que no estoy haciendo nada por apagar este incendio que empieza en mis entrañas y recorre cada poro de esta demacrada piel. Lo único que quise salvar fueron las alas y me las corté; que nada ni nadie podría romper mis sueños; mis últimas fuerzas las usé en salvar lo que más me importaba y lo demás podía arder... Tardé un rato en consumirme, las lágrimas se marchitaron y los besos también. Solo quedaron los huesos y las cenizas de una muerta en vida que ahora tenía que levantarse. Me giré en busca de mis alas, estaban intactas, sus plumas seguían como nuevas, como el primer día que las soñé, pero su brillo se estaba apagando. Alargué la mano, que ahora eran simples huesos, y acaricié las ensangrentadas alas. Noté como ellas reaccionaban a mi tacto recuperando su luz. El pulso en ellas no se había apagado; seguían latiendo, desprendían el calor que yo necesitaba, así que arrastré mis congelados huesos hasta ellas y me acurruqué entre sus pequeñas plumas. Allí dormí durante mucho tiempo, esperando, soñando, estancada en un tiempo que no era el que debía vivir. Pero desperté y mis alas se estaban muriendo; sentía ganas de llorar, no sabía qué hacer, pero un esqueleto no puede crear lágrimas. Traté de levantarme, quise pedir ayuda, quería gritar; pero ni tenía fuerzas ni aliento. Me había dejado morir, como si mi vida no me importara, como si mis sueños pudieran cumplirse sin mí. Maldita ingenua... cómo podías haber sido tan tonta, cómo abandonaste tu sueño, cómo pudiste dejar que se consumiera lo poco que te quedaba de un herido y remendado corazón; acaso no sabías que un corazón intacto no es real, que hay que sentir y hacerse daño para aprender, que eso es lo que nos da la vida. El viento agitaba las plumas ya medio muertas; las alas se estaban volviendo frías, la muerte ya había aparecido en ellas y las devoraba poco a poco... pero, entonces un fuego se prendió en ellas, en mí. Volvía a tener las alas, podía moverlas, podía volar, sentía los latidos de mi pequeño corazón luchando por sobrevivir, notaba los volcanes de los poros de mi piel. La vida estaba ahí, me había quedado inconsciente durante un rato; lo suficiente como para darme cuenta de qué sería lo que pasaría si no lucho por apagar este fuego que me consume. Me tranquilicé, y las lágrimas empezaron a brotar apagando el incendio que yo misma había provocado. Y ahora sí, grité, grité que nada ni nadie podría separarme de mis sueños, ni siquiera yo.

El despertar

Shhh, no digas nada. Prometo que hoy la voz no me temblará; que diré las cosas claras, no daré rodeos. Solo escúchame y siente... Sabes de sobra que aquel día bastó para que mis ojos no pudieran olvidar los tuyos. Que a partir de entonces, fuiste quien inspiraba cada palabra, cada pincelada, cada trazo. Sonreía con solo pensar en ti y las piernas me temblaban demasiado si te acercabas. Pero ya ha pasado el tiempo suficiente para entender, para abrir los ojos, para comprender que no es el momento, ni el lugar; que no debo esperar. Debo mirar hacia delante y no vivir más estancada en ese pasado que no volverá. Las oportunidades ya pasaron y quizá solo fueron espejismos, pero yo dormía en aquellos sueños hechos de cristal que acabaron por romperse para hacerme caer. Y ahora desperté, lo veo todo claro, sé que tu camino y el mío están lejos, que debo avanzar y me alegraré de saber que te va bien, te abrazaré igual que la primera vez, seguiré deseando tus labios, pero esta vez, sabiendo que hay otros... Quizá en un futuro, nuestros caminos se junten, y entonces yo ya habré crecido lo suficiente como para poder entender que sí, que sí es el momento y el lugar.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Antimusa

Te descubría recitando versos que componías en tus noches de soledad e inspiración; me dejaba llevar por aquellas palabras que pronunciabas de forma tan sugerente y no podía evitar imaginarme siendo tu musa. 
Llegaría para recoger cada lamento, para curar cada herida, para hacerte sonreír aunque solo fuera un instante. Tus ojos gritan tu tristeza y yo siento que me derrumbo. Demasiado sensibles en un mundo tan cruel. 

Escucho cada palabra; logro sentir tus latidos. Sé que no soy tu musa, yo soy más de tener que encontrar la mía y crear. Vuelven a mi cabeza esos pensamientos; te habría dejado recorrer mi espalda a besos. Habría devorado cada centímetro de tu cuello. Nos habríamos estremecido con cada abrazo; me apretarías contra tu pecho para hacerme sentir mejor, y sé que estás tan roto como yo. Te regalaría historias de mundos increíbles si me dejaras, pintaría un nuevo mundo...

Una vez más me dejo llevar, nunca quise atarme al suelo ni que me ataran; volar era demasiado bonito. Sé de sobra que caer era el precio a pagar. Y quizá caerme de tu sonrisa era mi pesadilla, pero ahora soñaba en tu mirada y no necesitaba nada más. Si me dejaras dormir acurrucada en tu pecho, te prestaría mis alas como almohada; mis plumas quieren acariciarte. 

Seguía soñando... pensando que besarte era el paraíso; que tú podías hacerme tan libre como yo a ti. 



martes, 3 de septiembre de 2013

Castillos en el aire

Volví a crear esos castillos en el aire,
hechos de arena que se llevó el viento.
Una vez más volvieron a derribarse, 
dejando cenizas y plumas en sus ruinas. 

Contemplé su caída en silencio,
mientras yo también me deshacía.
Tratando de contener las lágrimas
como queriendo ocultarlo sin éxito. 

Y me quedé tumbada en el asfalto,
tratando de luchar por respirar;
ahogándome con mi lluvia interna,
con los incendios apagados...

Volvieron a mi mente palabras disecadas
y gestos que se habían congelado.
El hielo se convirtió en fuego
o al revés; ya no sé...

Que siempre es menos de lo que se espera
y esta vez no iba a ser menos, claro.
Lo comprendí tarde o quizá debía ser así;
mi caída era mi maestro y yo debía aprender. 

sábado, 20 de julio de 2013

Mil y una grulla...

¿Sabes?, yo siempre tuve un sueño. Desde que era muy muy pequeña me encantaba dibujar y lo hacía todo el tiempo. Mis padres, al ver que de verdad me apasionaba, decidieron apuntarme a clases de pintura con ocho añitos, y así aprendí a pintar al óleo. Era complicado, al principio no se me daba demasiado bien; a mis pequeñas manos les costaba demasiado sujetar el pincel y el olor a aguarrás era muy fuerte para mí. Pero nada de eso importaba, luché por ser capaz de hacer un cuadro yo solita y acabé lográndolo. Ese día me sentí genial; estaba emocionada, y sin apenas darme cuenta mis manos ya habían crecido y el olor a aguarrás me parecía uno de los olores más especiales en mi vida. Mi mundo era de colores, de los más bonitos que puedas imaginar, de colores incluso que no se habían inventado. Y era así porque tenía un sueño por el que luchar. Es el amor de mi vida, sí, el amor que le tengo es el más grande porque sé que mi sueño me acompañará allí donde vaya y nunca me abandonará. Él me da fuerzas cuando siento que no puedo más, por él intento superarme día a día; es increíble. Yo sé que eso de ser artista es muy complicado, pero es mi sueño y pienso luchar aunque parezca todo perdido, él me ha dado tanto que lo mínimo que puedo hacer es esforzarme porque se vuelva mi realidad. Nunca dejaría que muriera, porque él me ha dado la vida. El arte es mi vida.

Pequeña, y si te digo todo esto es porque tú también tendrás un sueño tarde o temprano. Será fantástico, ya verás. Puede que a veces, sientas que nada te sale bien, pero no debes dejar nunca de intentarlo. Esfuérzate siempre y sonríe mientras luchas por cumplirlo. Pero para eso aún falta un poco pequeña, lo que pasa es que te vi el otro día y me quedé sin habla. Allí estabas, dormidita, soñando con mundos increíbles; debían serlo porque sonreías. Ay, me emocionó bastante verte después de tanto tiempo esperándote.

Recordé aquellas grullas que tus padres me enseñaron a hacer; tengo algunas colgadas por mi cuarto; preparadas para volar. Es fácil, ya verás, da un poco de vértigo al principio pero es genial. Nunca dejes de volar por el miedo a la caída, caerse no es tan malo. De cada caída se aprende, lo malo es no levantarse y volver a alzar el vuelo. Vivir pegadita al suelo siempre y con miedo, no es vida. Además, los sueños están muy muy alto, te va a tocar volar hasta el tuyo para cumplirlo. Te deseo con todo mi corazón que lo cumplas y que seas muy feliz en esta vida que acabas de comenzar, la tuya.

Principita, viaja por todos los planetas que sean necesarios; y vuela. Haz lo que sientas y recuerda que da igual cuantas veces intentes cumplir tu sueño; de cada mil grullas, una será la que cumplirá tu deseo.


sábado, 13 de julio de 2013

Su piel...

Le esperé aquel día. Sí, con aquella camiseta que tanto le gusta. Puse algo de música y me tumbé en el sofá. Hacía demasiado calor así que abrí una ventana. Aún era temprano.

De repente, llamaron a la puerta. Era él; le gustaba pillarme de improviso. No pude evitar sonreír al verle allí todo despeinado y cansado por la carrera que se había pegado hasta mi casa. Le sorprendí ahora yo con un abrazo antes de que recuperara el aliento; al darse cuenta, me estrechó entre sus brazos y me levantó un poco del suelo ( aunque eso también lo consigue sin tocarme...). Le invité a pasar con un gesto y me sonrió.

Hablamos un poco de todo y de nada. Su mirada... ay, que pierdo la cabeza por esos ojos y más si me miran fijamente. Pero yo ya no podía más, y aproveché un momento de silencio para aparecer sentada en sus rodillas mirándole a los ojos para bajar la mirada a sus labios, esos que tanto me gustan y más si dicen mi nombre. Me miró como agradeciendo que hubiera hecho eso y me besó. Me levantó por los muslos abrazada a su cuello y desaparecimos. No teníamos prisa, que la magia surgiera y lo demás ya lo improvisaríamos...


Va, a quién pretendo engañar. Me quedé allí sola, cantando aquella vieja canción. No iba a venir y tampoco habíamos quedado. Me falta valor y sobre todo para decirle que... "Su piel, que me corro si me roza su piel, ay ay..." 



viernes, 12 de julio de 2013

Llaman a la puerta otra vez

Llegaste sin avisar, como haces siempre. Te gusta demasiado verme en un aprieto, y más si lo causas tú. Joder, me encantaba que te colaras en mi vida y a ti mi sonrisa nerviosa. 




jueves, 2 de mayo de 2013

I know you were trouble


Seguí creyéndome lo falso de tus palabras y sonriendo cada vez que te dignabas a tirarme algún hueso ya roído para que me entretuviera un rato. Joder, y llegué a amar esos momentos con toda mi alma. Necesitaba que me dieras esas limosnas de amor que me hacían cada vez más dependiente de tus palabras; te convertiste en la droga más peligrosa y lo peor es que cuanto más lejos te siento, más te necesito…


miércoles, 1 de mayo de 2013

Gritos del subconsciente


Después de tanto tiempo callada, después de oír y soportar lo que no me merecía me toca gritar. ¿Por qué cojones voy a aguantar más mierda? Ni quiero, ni puedo. Es sencillo. Pero supongo que me era mucho más fácil guardarme todo dentro, sin hablar, sin quejarme; y todo por no herir y nadie. ¿Y yo? ¿A quién se le ha ocurrido pensar en mí? A nadie… para qué martirizarme, es más, para qué pensar que alguien ha pensado, aunque solo sea un momento en cómo me pudiera sentir yo. No, no, mal. De nuevo, nadie. Y eso es lo que realmente me jode. Que es muy fácil pedir perdón, lo distinto es que se sienta. Lo fácil es querer que yo quede como la mala, y como la que se hace la puñetera víctima cuando no soy yo la que hace ese papel. Cuando yo asumo y analizo, y  si me quejo se me juzga y crucifica. Y así estamos, con la boca cerrada. Con el grito ahogado, pero supongo que eso ya es algo normal. Hasta que explote...

Real girl


Y es que probablemente buscabas
lo que en mí no podrías encontrar.
Seguro que soñabas con una chica segura,
guapa, bien arreglada y maquillada.

Puede que buscaras ese espejismo
y puede que yo fuera un puñetazo de realidad.
Sin grandes curvas, ni peinados elaborados;
el maquillaje tampoco es mi punto fuerte.

A cambio te ofrezco cicatrices y noches de llanto,
inseguridades y miedos a montones;
sin olvidarnos de una dosis de locura importante.
Eso no podía faltar de ninguna manera.

Como es normal, pienso que es poca cosa,
pero no voy a mentirte, estarías mejor con cualquiera.
Cualquiera que no sea yo, porque lo que tengo es eso…
...realidad.





domingo, 28 de abril de 2013

La magia es tuya


Me llevaste a lugares en los que nunca creí que estaría. Y no te hizo falta estar junto a mí para lograrlo...


domingo, 24 de marzo de 2013

And after all, you're my Wonderwall

Decidí escaparme lo más lejos que habría llegado. A más de 600 kilómetros seguro que todo sería diferente. Podría huir de mis propios demonios y sentirme mejor. Con este pensamiento subí al coche helado, bien abrigada. La maleta para dos noches estaba cargada de libros, libretas y estuches llenos de lápices de colores. Quizá encontrara la inspiración perdida, debía estar preparada. Esa semana había sentido ganas de llorar, pero las ahogué con sonrisas a medias y la idea de escaparme. Eso bastó…

Era demasiado temprano. Cogí mi mp4; algo de música sería mejor que oír como las ruedas devoraban la carretera durante seis interminables horas. Me recosté un poco en el asiento y giré la cabeza para ver el paisaje por la ventanilla. No tenía ni idea de por dónde se iba a Ávila, pero mis padres parecían tranquilos; ellos sabían llegar, y por si acaso mi padre había pedido prestado su GPS a mi tío.

Poco a poco, el paisaje se iba transformando. Dejé de ver los matorrales y las secas tierras de Almería, para comenzar a ver la nieve de Sierra Nevada. Estaba tan cerca de ese manto blanco. Recordé aquel viaje en sexto de primaria cuando nos llevaron a esquiar. Se dibujó una sonrisa en mi rostro; a veces, me gustaría volver a ser una cría y que mis preocupaciones no fueran otras que inventar algún juego nuevo cada día… Y lo peor es que sé de sobra que si estoy mal, es porque no soy capaz de pensar con claridad las cosas. Esta semana no. Estoy demasiado cansada.

Me quité los cascos con las orejas doloridas. Mis padres también llevaban música y lo cierto es que tienen buen gusto. Miré por la ventanilla una vez más, me había quedado dormida y ya no sabía dónde nos encontrábamos. Una carretera solitaria en un llano nos llevaba a nuestro destino. El sol brillaba con fuerza y el verde de la vegetación se convirtió en un tono casi amarillento. Aquel paisaje parecía de película; empecé a sentirme extraña. Mi pulso empezó a acelerarse. Y en ese momento comenzó a sonar la canción que se convertiría en la banda sonora de mi viaje. Oasis inundó el coche con su Wonderwall y mis labios empezaron a susurrar la canción casi como si fuera una plegaria: “…there are many things that I would like to say to you, but I don't know how; because maybe, you're gonna be the one that saves me. And after all, you're my wonderwall…” Al terminar la melodía, cerré los ojos con fuerza y me mordí el labio inferior. Apenas pude reprimir una lágrima, pero respiré a todo lo que daban mis pulmones y solté el aire en un suspiro. Ya quedaba menos para estar lo más lejos que había llegado desde que tenía uso de razón de lo que me estaba matando.

El sol ya empezaba a ocultarse por el horizonte. Nos perdimos un poco para encontrar el hotel, pero al final dejamos nuestras cosas y nos dimos una vuelta por la ciudad sobre la que ya caía un manto negro estrellado. Recordé entonces las palabras de un viejo amigo mío que siempre decía que cuando no sabías que hacer, era muy recomendable mirar un rato a las estrellas y ellas te abrirían los ojos para que pudieras ver lo que realmente sentía tu corazón. Tal vez ellas serían capaces de ayudarme, así que entre vistazo y vistazo a las antiquísimas construcciones de la ciudad echaba alguna que otra mirada desesperada al cielo. Por si encontraba lo que venía buscando.

El frío intentaba apoderarse de mis pasos. Pero me vino bien dejar atrás el calor sofocante del coche con la calefacción a tope; fue una liberación salir de allí para respirar y estirar las piernas. No hubiera soportado quedarme en el hotel encerrada. Necesitaba pisar aquella ciudad de piedra rodeada por murallas que parecían protegerla del exterior.

Un encanto especial envolvía aquel lugar. Casi parecía un pueblo fantasma. Apenas había gente por las calles. Incluso hubo veces que nos encontramos solos por las frías calles. Por suerte la lluvia y la nieve nos dieron tregua. Entre la oscuridad podían distinguirse ahora las farolas que se esforzaban por iluminar nuestro camino. No pude evitar mirarlas embelesada.  Ellas nos guiaron hasta que decidimos irnos a descansar. Ya era bastante tarde.

El hotel estaba justo enfrente de la ciudad, en una especia de colina. Las vistas eran impresionantes. Se veían las murallas, protectoras en otra época de la ciudad, la catedral y la multitud de iglesias que estaban distribuidas por cada rincón. También podía distinguirse un monumento muy cercano que daba nombre al hotel: los cuatro postes. Unas columnas que creaban unas especie de altar en el que estaba situada una cruz enorme. Todo me parecía tan diferente. Hasta había una reproducción de la Victoria alada de Samotracia a las puertas del hotel, y dentro, otra de la Venus de Milo enfrente del comedor al que nos aproximamos para cenar.

Ya estaba bien entrada la medianoche. Mi madre veía la tele mientras daba cabezadas y mi padre ya se había quedado dormido hacía ya un rato. La luz de la lamparita de noche era lo suficientemente fuerte como para alumbrar el trabajo que estaba llevando a cabo. Desde hacía unos días, hacía estrellitas de papel y me esmeraba para que salieran bien. Eso me hacía dejar de pensar y, realmente, también me tranquilizaba. Quizá por eso, esa semana no había podido dejar de realizarlas, aunque las había regalado. Ver la cara de ilusión de la gente a las que se las entregaba me hacía sentir un poco mejor. Ahora mismo llevaba la mitad de un pequeño tarro llena. Los párpados me pesaban, pero no quería verme en la oscuridad pensando otra vez demasiado. Finalmente, cedí a las peticiones que mis ojos me hacían. No podían mantenerlos abiertos, y para evitar la reflexiones que se habían hecho mortales, me puse los cascos hasta que decidí que ya no me quedaban fuerzas ni para pensar y acabé durmiéndome.

A la mañana siguiente, mi padre tenía la reunión por la cual estábamos tan lejos de casa. Amé a la Federación Española de Pesca con todo mi corazón, por reunirse tan lejos de mi hogar desde que mi padre planteo la idea de que le acompañásemos. Había visto cosas que ignoraba por completo que existieran y además esa mañana, después de desayunar veríamos a mis tíos de Segovia y daríamos un paseo por la ciudad. Sería el momento perfecto para hacer algunas fotografías ya que de la noche anterior me había sido casi imposible sentir la magia que emanaba de la cámara.

La experiencia de mi tío en la fotografía me sería de gran ayuda para abrir más puertas en este mundo que desde hacía solo un par de meses se me había presentado sin avisar. Atendí con interés a cada consejo y recomendación. Me fue de gran ayuda conversar con él y tener toda la mañana para probar las cosas que ahora sabía. Recorrimos toda la ciudad, monumentos, iglesias y museos incluidos. Hasta que llegó la hora de almorzar. Paramos en un restaurante que servía comida típica de Ávila y lo cierto es que acabamos muy satisfechos.

Pero llegó el momento de la despedida. Vi como en el rostro de mi madre y en el de mi tía se adivinaba la tristeza. No pudieron contener alguna que otra lágrima al despedirse, después de todo son primas y antes se veían mucho más que ahora. Abracé a mis tíos con fuerza y también me llené de melancolía recordando los veranos de mi infancia en los que la familia de fuera venía y dábamos largos paseos por Almería. Los días de playa con todos ellos siempre estarían presentes y aunque pasara mucho tiempo hasta que volviéramos a verlos, no solo a ellos sino también a los que viven en Barcelona, se me dibujó una pequeña sonrisa al imaginar nuevos encuentros. Nos subimos en el coche después de cargar las maletas y nos dirigimos a casa.

El cansancio era evidente en mi rostro y en mis movimientos. Pero mis ojos se empeñaban en no perder ni un solo detalle de la ciudad que nos había acogido mientras desaparecía con la distancia en el horizonte. Aquel atardecer, el sol desapareció con sus murallas.

Cuando pasamos junto a Madrid. Me quedé embobada mirando los edificios. Había oído hablar tan bien de ella. Dejé caer mi deseo de visitarla y el sueño se apoderó de mí. Cuando desperté apenas unos pocos kilómetros nos separaban de casa. Me percaté de un dolor de espalda inaguantable. Tantas horas allí sentada empezaban a notarse.

Al llegar a casa, puse de nuevo la canción del viaje. Wonderwall volvió a resonar en mi mente al tiempo que mi corazón se aceleraba. Comprendí que no podía escapar de lo que sentía largándome lo más lejos que pudiera. Era necesario perderme para encontrarme, y eso fue lo que realmente pasó. Estallé en llantos antes de recordar la recomendación que mi amigo siempre me hacía y que en este viaje no había cumplido del todo. Mirar las estrellas de papel no era observar el cielo y tampoco mirarlo de refilón era prestarle atención. Así que entre lágrimas y con los ojos hinchados me asomé por la ventana de la habitación y apoyada sobre el marco noté como empezaba a sentirme consolada. Dejé de llorar al entender lo que, realmente, mi corazón quería y era que lo dejara sentir, y permitiera que los sentimientos fluyeran como lo hacían antes… La inspiración había vuelto.





















viernes, 22 de marzo de 2013

Chiaroscuro


Me vuelvo a descubrir pensando demasiado en ti. Con la mirada perdida y los labios ásperos. Miro por la ventana y cierro los ojos al notar el calor que desprenden los pequeño rayos de sol que logran entrar. Abro la ventana; necesito respirar. Salgo de la cama de un salto y con los pies descalzos camino hasta la terraza. Quiero sentir como se aproxima la primavera. El aire trae olor a sal. Como me gustaría tumbarme en la arena de la playa ahora mismo. Como me gustaría que te tumbaras conmigo… De nuevo, no puedo evitar toparme contigo de frente. Trato de seguir pensando sin que te cueles y me robes una sonrisa aunque estés a kilómetros de mí.

El viento aprieta, aprovecho para cerrar los ojos mientras el viento se encarga de alborotarme el pelo y agitar mi pijama. Siento ganas de gritar. Pero, la brisa vuelve como tratando de calmarme. No puedo negarme lo que hay dentro de mí. Me apoyo contra la barandilla y dejo caer la cabeza hacia atrás tratando de liberar tensiones. Las nubes avanzan a un ritmo acelerado y la verdad es que me iría con ellas de muy buena gana. Las plantas están húmedas. Supongo que dentro de nada las flores comenzarán a asomarse tímidamente. Imagino sus colores, sus olores, su tacto. Decido sentarme allí y acariciar las minúsculas hojas con las puntas de los dedos. El sol brilla con fuerza y las nubes han desaparecido. Esta vez la luz no es artificial y eso me alegra.

Empiezo a recordarte de nuevo, a recordar mi nombre nadando en tu voz. Ahogándose sin remedio a causa del miedo. Me levanto del suelo y salgo de la terraza, entro en casa despacio. La luz empieza a buscarme por los huecos y logra encontrarme. Me abraza con fuerza para que no me sienta sola, besa mi piel con delicadeza y devuelve el brillo a mis ojos. Pongo música y decido escribirte. Lo triste es que no tengo la valentía para decirte que todo esto va por ti. Que quien hace que la luz sea más brillante eres tú. Me salvas de la oscuridad. Pero no encuentro las palabras una vez más, así que decido que es hora de buscar la inspiración; de nuevo te presentas ante mí. Y suele pasar que, a veces, los textos se quedan a medias…


domingo, 10 de marzo de 2013

Paperkiss


Mandé mi última esperanza con el viento. Y vi como mis oportunidades se desvanecían. Lo que no sabía era que el amor no está hecho de posibilidades sino de magia. Ese beso enviado por aire llego a ti y tú te plantaste frente a mí. Ahora eres tú quien me debe un beso.

lunes, 4 de marzo de 2013

La locura tiene alas


Camino bajo esa cortina infinita disfrutando cada paso como una explosión de sensaciones, descubriendo los diferentes mundos a los que mi mente es capaz de viajar con cada gota que cae sobre mí. Llegan entonces los escalofríos por la espalda; es el momento. Estoy lista. Las alas están limpias de nuevo y la ropa empieza a sobrar una vez más.

Necesito tocar las nubes con la punta de los dedos, incluso tumbarme en ellas y sentir como la brisa me acaricia. Sé el peligro que conlleva el volar demasiado alto. No me queda ninguna duda sobre que las caídas hacen daño y tampoco me es nuevo que con algunas te haces tanto daño que las alas se quedan destrozadas. Hay caídas que matan. Pero no me apetece pensar en el dolor. Hoy no. Voy a disfrutar del placer de despeinarme mientras bailo con las pequeñas gotas de agua que bañan cada centímetro de mi piel. Quiero caminar descalza por la ciudad mientras salto en cada charco para empaparme un poco más. Quiero tumbarme sobre el asfalto y notar en la espalda desnuda el frío mientras miro como las enormes nubes grises descargan su llanto sobre mí.

Que me llamen loca si quieren; pero yo juego con los días de lluvia y nos enamoramos como dos críos que acaban dándose un beso en los labios. Torpe, sí, pero el más dulce de todos…


domingo, 3 de marzo de 2013

Muerta en vida


¿Cuánto dolor más podré aguantar hasta que, por fin, caiga? Mientras solo duela, todo irá bien… Me repito esa frase una y otra vez, en forma de susurro. Prefiero consolarme con eso a pensar que ya estoy muerta.



martes, 26 de febrero de 2013

Mil y una vueltas


Me despierto en medio de la noche. Camino sin una dirección y un sentido aparentes. Simplemente, necesito avanzar. Me da por pensar en ti. Quizá ya estés dormido o puede que no… no me quiero martirizar demasiado sobre lo que haces o dejas de hacer por las noches. Está claro que la que debería estar durmiendo soy yo. Pero aún así, no puedo. Doy mil vueltas en la cama. Acabo mirando al techo y dando un gran suspiro: me destapo. Hace frío en esas madrugadas solitarias; más que de costumbre. Pero me siento en el suelo y me encojo. Apoyo la cabeza en las rodillas y cierro los ojos mientras me pierdo en mis pensamientos…

Las sombras se asoman por las puertas y ventanas, por las escaleras o por cualquier rendija. Me observan en silencio. Decido no romper ese fino hilo hecho de ausencia de sonido y me quedo inmóvil, sin hacer ningún ruido durante un rato. Pero empiezo a notar demasiado el frío; sobre todo en mis pies descalzos y decido volver a la cama. Allí vuelvo a dar mil y una vueltas.

El sueño no llega, y si llega, es para soñar despierta. De todas formas, esta situación no me sorprende. Y la inspiración suele llegar cuando el sueño no lo hace…

lunes, 25 de febrero de 2013

El grito mudo


Empieza de nuevo ese maldito período de tiempo; esa espera desesperante. No puedo aguantarlo más. No me concentro en nada, ni siquiera cuando pienso en él. Porque sí, me inspira, pero joder, me está volviendo loca. No sé qué pensar, qué creer, qué hacer y mucho menos qué decir. Se me está haciendo cuesta arriba esta situación.

Decidí quedarme en lo fácil, en lo más sencillo del mundo. En esperar inmóvil desde mi alto asiento hecho de nubes densísimas. Mirando desde allí arriba cada batir de sus alas y esperando que me regale una mirada. Da igual, solo quiero que me mire, que me llame, que necesite que salte al vacío con él. Que no nos importe una mierda lo que piense el mundo.

Sigo sin mover ficha en este juego que ya se me está haciendo demasiado pesado. Los dados están en blanco para mí y no consigo avanzar; tampoco vuelvo atrás… eso me consuela un poco.

Y me sigo empeñando en “ponerme guapa” cada vez que voy a tu encuentro. Como si eso fuera fácil… De todas formas mi imagen me importa poco hasta que apareces. Y eso tampoco lo entiendo. Me preparo a conciencia; que si un poco de base, ahora me pongo tal y cual cosa. Como si eso fuera muy importante.

El caso es que si apenas me reconozco en esa maraña de dudas acerca de si me quedaría mejor el pelo suelto o recogido, falda o pantalón, tacones o unas bambas, en vez de preocuparme por otra clase de cosas como poder hablarte sin necesidad de enrojecer hasta el punto de no saber dónde meterme; ¿cómo es posible que pueda esperar que me vea tal y cómo soy?

Pero, supongo que todo eso lo hago para ocultar la inseguridad y el miedo. El terror a caerme. A morir de nuevo. Pongo una capa de “indiferencia y confianza” donde hay un pequeño ser asustado que ama con tal intensidad que acaba quedándose sin fuerzas y apenas puede sostener el propio peso de su cuerpo.

Por lo menos, aún puedo sostener el pincel en la mano…


domingo, 24 de febrero de 2013

Say my name!


Quizá alguna vez quisiste besarme tanto como yo a ti. Puede que en algún que otro abrazo dejara de serte indiferente. Me encanta pensar que, a lo mejor esas miradas dijeron más que cualquier palabra que pudieras pronunciar… y eso que me encanta cuando dices mi nombre.


domingo, 17 de febrero de 2013

Cuando soñar tiene un precio


Desde pequeños nos enseñan a soñar, hasta que llegamos a la "madurez" donde se nos está prohibido luchar por nuestros sueños. Poco queda ya de aquel chaval que quiso ser astronauta o de aquel otro que pensó que podría ser artista. Nada de buscar el amor; para eso no hay tiempo. Pero no lo hay para nada. Desde que éramos unos críos vivimos leyendo cuentos e imaginando mundos fantásticos que llegados a una edad debemos olvidar. Se nos exige centrarnos en "no perder el tiempo" y en "ser útiles". Si de verdad todo lo que soñamos, todo lo que queremos de la vida son solo espejismos y fantasías infantiles: prefiero no crecer. Pero como eso no puede ser, que me llamen loca. Yo voy a luchar para que llega un día en el que me sienta orgullosa de no haberme fallado a mí misma, por no seguir una corriente que solo arrastra a los que se dejan llevar; por seguir soñando como el primer día y poder seguir haciéndolo hasta el último...

martes, 12 de febrero de 2013

"La vie en rose" solo ese día...


Otro año más llega el 14 de Febrero. Para los más despistados: San Valentín. Sí, esa pequeña “festividad del amor” inventada para ganar más y más dinero; pero, como todo.

Ya se ven esas caras de ilusión expectantes ante los regalos que están por venir por parte de sus respectivas parejas. Que si un ramo de flores, una caja de bombones, un osito de peluche, un perfume, un libro… Reconozco que la idea del libro no está nada mal, ni la de regalar chocolate; pero seamos sinceros: ¿es necesario esperar a que llegue esta fecha para acordarnos de esa persona tan especial que está a nuestro lado o que quizá queremos que lo esté pero no es así? Para eso tenemos todo el año. En vez de regalar un ramo de rosas, regalemos besos de verdad a diario y gestos de cariño; nada de ir rápido a todos lados  y de no tener tiempo para nada. Rectifico pues mi modesta recomendación: regalemos nuestro tiempo. Entreguémonos en cuerpo y alma, aunque solo sea un rato a la otra persona. Decirle que la queremos como a nadie  es lo más bonito que podemos hacer; aunque de vez en cuando un regalo tampoco está nada mal, a todos nos hace ilusión.

En definitiva, que reconozco que es muy bonito tener a alguien que se acuerde de nosotros o de encontrarte con que alguien está enamorado de ti en una fecha en concreto, pero si sucediera en cualquier día inesperado conseguiría salvarnos de los días grises que parecen todos iguales. Pero en fin, yo no soy una chica a la que le guste la rutina; supongo que habrá a quien le encante o no sepa desenvolverse sin ella.

Y quizá pienso así porque no tengo quien me regale ni a quien regalar. O puede que realmente, pase de todo esto.

sábado, 9 de febrero de 2013

Agridulce


Esa noche sobraron los motivos. Aún así no pude hacer otra que escucharte en silencio y tratar de robarte alguna que otra mirada. Me senté en el suelo helado y mi sonrisa se deshizo tan rápido que ni siquiera pude darme cuenta. Callé por tanto tiempo que los labios se me acabaron secando. Y tú seguías ahí, como siempre, con la mente en otro sitio. Quizá por eso te observaba en silencio. Para que pudieras seguir soñando despierto. A mí también me hizo falta mandar mi mente muy lejos de aquel lugar.

La noche avanzaba a un ritmo acelerado. Los relojes me clavaban sus agujas en el pecho. El tiempo estaba decidido a hacerme perder la razón, pero tú ya habías conseguido quitarle esa opción. Y qué más da; después de todo si tienes en tus manos mi mente probablemente la convenzas de salir corriendo para no volver a verte nunca. Y eso es lo único que me duele. Lo demás ya no me importa. 

Reconozco que me sentí única y una más al mismo tiempo. A lo mejor, no debí pensar tanto y actuar más. Podía haberme sentado junto a ti y haber empezado una conversación. Pude salir corriendo bajo la lluvia que mojaba el exterior desde hacía un rato. Y sin embargo, decidí quedarme para que lloviera también dentro de aquel lugar y volverlo agridulce...

De nuevo volví a ser esa criatura pequeña y estúpida la cual, sin saber muy bien por qué, tiembla y a la que se le olvida hablar. Necesitaba decir tanto y se quedó en tan poco. Sé que eso ya viene siendo costumbre en mis encuentros contigo. Y tú me soportas; eso es lo único que me hace quedarme. Aunque quizá debiera salir corriendo para no volver y dejar de molestarte de una puñetera vez. Pero algo de cariño debes tenerme o por lo menos eso me gusta pensar.

Y cuando me tocó volver a casa me dediqué a buscar las estrellas que se escondían tras las nubes que hacían que aquella noche fuera aún más oscura. Pero aún así la seguiré recordando con cariño. Supongo que no debería pararme a pensar en lo que pudo ser y no fue… y no será. Me gravé esas palabras en la piel hace ya un tiempo. Pero no termino de asimilarlo y quizá ese es mi único y verdadero problema…

Las guerreras de rosa


Ayer tuve el inmenso placer de conocer a unas mujeres increíbles que me enseñaron a ver la vida desde un punto de vista distinto. Este es mi pequeño homenaje para esas guerreras de rosa. 

Llegué con mi tía al teatro donde iba a tener lugar la gala benéfica en la que ella iba a participar. Me pidió el favor de hacerles unas cuantas fotografías a ella y a sus compañeras. Aunque el espectáculo no comenzaba hasta las nueve de la noche, decidí acompañarlas desde las cuatro de la tarde en esa experiencia tan nueva para ellas como para mí. Quería conocerlas; sabía que serían increíbles. 

Entramos al teatro por una de las entradas laterales que daba al escenario y los camerinos en los que se iba desarrollar el acto. Mi tía estaba muy ilusionada y eso me hacía sentir bien; lo cierto es que si ella estaba feliz yo también. Cruzamos el escenario que estaba lleno de técnicos y demás y entramos en el camerino en el que se encontraban las demás mujeres con las que iba  desfilar y a las que yo ya estaba impaciente por conocer.

Se las veía bastante nerviosas, pero al igual que mi tía, con una enorme sonrisa y una ilusión tremenda. Entré medio cortada con la cámara en las manos. Y en cuanto terminaron las presentaciones, me convertí en una más. Me sentía tan bien allí con ellas. Todo era de todas y además, no paraban las bromas y los chistes. Aunque también hubo momentos en los que el ambiente se entristecía un poco. Cuando empezaban a contar su experiencia y el dolor que sintieron. Sus ojos se apagaban un poco cuando recordaban esos malos momentos, pero volvían a brillar en cuanto sus sonrisas aparecían. Sentía que nada ni nadie podría con ellas.

Esa noche, cuando todo estaba listo y después de varios ensayos, ya sabían perfectamente lo que tenían que hacer así que, al desfilar ante la gente, se sintieron preciosas, aunque ya lo eran sin arreglar. Y yo, me sentí inmensamente orgullosa de verlas en el escenario sonriendo de la forma que lo hacían. Tuve la oportunidad de conocerlas y de conocer sus historias. De comprender sus sentimientos y de llegar a sentir su miedo, pero también la valentía que tuvieron al enfrentarse a ese gran problema que todas sufrieron hace ya un tiempo o hace poco...

Ellas han padecido cáncer de mama. Y sí, han sobrevivido y son más fuertes que nunca. Sus sonrisas son verdaderas y capaces de hacer sonreír a cualquiera que se tope con ellas. Son unas supervivientes de la vida; de la enfermedad que les llegó sin avisar. Viven cada día con intensidad y saben que la vida es el mejor regalo que existe. Ellas son las guerreras de rosa y no está en sus planes rendirse.


jueves, 7 de febrero de 2013

Confesiones de aquel frío invierno (Parte 1)


Lo confieso. Aquel día te miré demasiado cuando tú andabas distraído. Temblé al sentir tu presencia y me puse lo suficientemente nerviosa como para no poder articular palabra. Noté como me buscabas entre la multitud, al igual que yo trataba de encontrarte. Y me debió valer verte un instante, pero no; ahora ya no.

Nos alejamos un poco y me miraste a los ojos; no dejabas de hacerlo. Y yo me empeñaba en apartar la mirada y enrojecer mientras se me escapaban sonrisas vergonzosas de entre los labios. Debí cogerte de la mano y salir corriendo a donde nadie pudiera vernos. Quizá te hubieras quedado en blanco o hubieras sabido perfectamente lo que estaba pasando. Y al llegar a un lugar apartado me habría acercado muy lentamente a ti y al toparme contigo, mi cuerpo habría empujado al tuyo hacia atrás. Entonces habría clavado mi mirada en tus ojos y habría bajado la vista hasta acabar mirando a tus labios. Y te habría plantado un beso o puede que al darte cuenta de mis intenciones hubieras decidido tomar la iniciativa y acercarte tú. Por soñar que no quede…

 El caso es que no pude pensar con claridad mientras volvía a mi aburrida monotonía en la que tú no estás y en la que tus abrazos son lo único capaz de salvarme.

sábado, 2 de febrero de 2013

Con los pies en la tierra


Simplemente salí corriendo. Me ahogaba y sabía que fuera soplaba con fuerza el viento. Era inevitable que tarde o temprano, necesitara una o varias caladas de ese aire tan puro que se respira fuera de las ciudades. Sentir la naturaleza tampoco me venía nada mal.

El cielo estaba cubierto por nubes que se movían demasiado rápido. El viento me empujaba. Oía como golpeaba contra todo lo que se ponía en su camino. Era un sonido ensordecedor y parecía peligroso quedarse por allí, pero cerré los ojos y respiré. Comencé a andar por un camino mojado y con cada paso notaba como me costaba dar el siguiente. Con los pies llenos de barro y los labios cortados por el frío, seguí avanzando.

Me venían a la cabeza letras de canciones que trataba de reproducir en forma de algo parecido a cantar; muy bajito, como un susurro triste. Recordaba lo lejos que estaba ahora de mi rutina de luces artificiales y eso me consolaba un poco.

Miré al cielo y me di cuenta de que los pájaros se habían escondido. Eran demasiado frágiles y ese viento les haría daño. Yo tampoco podía abrir las alas...





























viernes, 1 de febrero de 2013

Besos con superpoderes


Tú tuviste dudas. Empecé a darme cuenta de que no solo era yo la que contaba con la inseguridad como inquilina. No era la única en preguntarme mil cosas, en reflexionar una y otra vez sobre nosotros. Y sé que no debería decir “nosotros”. No ha habido nunca nada. Supongo que nos movieron otros intereses y que aunque el amor no triunfe siempre quedarán restos volando a nuestro alrededor.

Me gustaría pedirte que no me olvides. Yo no pienso dejar que tu recuerdo caiga en el olvido. Aunque me vaya, aunque pase el tiempo, aquí estaré. Puede que no esté esperando y hasta puede que el fuego se haya apagado; por favor, si eso pasara, enciende las cenizas. Mírame y entonces dime lo que sientes. Tú ya sabes de sobra lo que me sucede al contacto con tu piel. Y siento tener que dar esa imagen de indiferencia, de tonta; que ni siquiera puedo articular palabra y si logro hacerlo me quedo con esas sensación de pensar que te podría estar hablando horas y horas y no soy capaz ni de decirte un uno por ciento de lo que pienso. Y aunque me alegre de verte, siempre me queda esa impotencia de pensar que no puedo. Me acabo martirizando sobre si soy una niñata que no sabe lo que quiere, pero eso no es cierto; te lo puedo asegurar. Te quiero a ti.

 Es entonces cuando llegan las noches grises y frías en las que la tristeza se convierte en el estado de ánimo habitual. Pongo algo de música y trato de arrancar unos versos al dolor. Y no sé cómo, me salvas. Consigues rescatarme de ese círculo vicioso en el que solo me hundo y me hundo cada vez más. Tiras de mí con fuerza y me sacas de ese pozo sin fondo al que caí sin remedio. Eres ese superhéroe del que se habla en los comics y en las películas. El que cuida, el que protege, el que con un solo abrazo es capaz provocarme una sonrisa que dura semanas.

Con todo esto no trato de decir que mis dudas hayan desaparecido; al contrario. Quiero esperar, sentir, descubrir; quiero mil cosas. Pero empiezo a darme cuenta de que tú vas a estar presente en mi mente en cada paso que dé. En cada palabra que escriba. En ese dolor en los labios que me provoca el no poder besarte. Pero supongo que aún debo aprender y vivir bastantes cosas antes de plantarme frente a ti y poder decirte que ya no soy esa niña pequeña, que crecí y que pienso darte un beso con superpoderes; de esos que son como tus abrazos, capaces de crear sonrisas verdaderas y de hacernos volar.

miércoles, 30 de enero de 2013

Sabor a óxido


Fui sintiendo poco a poco como las plumas que antes recubrían mis alas empezaban a caerse…

Durante noches lloré de impotencia mientras caían al suelo. Intentaba recogerlas para guardarlas en un lugar seguro, pero al contacto con mi piel se deshacían en cenizas que acababan siendo arrastradas por el viento. Ahora ya no queda ninguna, y la estructura que las sostenía se ha vuelto de hierro solo para oxidarse y destrozar mi espalda.

No me quedan fuerzas suficientes para moverme, probablemente mi esqueleto también se esté transformando y no puedo con el peso de mi propio cuerpo.

Mi alma, sencillamente, se fue con las plumas que ya no están.


domingo, 20 de enero de 2013

La habitación donde siempre llueve.



Me encantaba mirar a través de los barrotes. Podía contemplar la lluvia, y eso realmente me relajaba. Esa enorme jaula llegó a parecerme un buen refugio para protegerme de los problemas; para esconderme. No quería ver que dentro también llovía…


sábado, 19 de enero de 2013

Cenizas de mariposa



Aún no aprendí a jugar. Siempre pierdo. Pero no me da pena. El juego del amor es complicado. Arriesgar es difícil si se piensa que las posibilidades de ganar son nulas. Y hay veces que se puede triunfar, pero no se está muy seguro de si es lo correcto. Duele.

Vienen tormentas infinitas que rompen el tablero, los esquemas, el camino que nos creamos. El cielo explota en millones de lágrimas.

Sigo esperando, sigo sin las fuerzas suficientes para lanzarme a darte ese maldito beso que ya me quema en los labios desde hace tiempo. Me falta el valor para decirte que eres demasiado importante para mí. Que este juego se me da mal.

Aún me envuelve esa falsa capa de indiferencia para esconder la inseguridad. Joder, no puedo. Me convierto en una mariposa metida en un tarro de cristal cerrado por mis miedos. Los colores de mis alas empiezan a desaparecer, y muero sin remedio. Y sigo sin hacer nada. Sin destrozar el puñetero cristal. Sin acercarme a ti y decirte que te quiero.

Me dejo morir en soledad, viendo desde el vidrio tu sonrisa y perdiéndome en tu mirada. Caigo al frío suelo del tarro, con la miel en los labios. Y esa miel, es el veneno que acaba conmigo.

Pero en mi último aliento debo decirte que lo siento. Sé que no te gusta que esconda lo que siento y que has tratado de salvarme del abismo. Volví a decepcionarte una vez más. Pero aunque mi figura se quede fría e inmóvil, siempre guardará en sus labios efímeros, ya hechos cenizas, ese beso que nunca pude darte…